Sex & The Psycho City II

En dos oportunidades (como saben algunos) recibí chocolates Hersheys de san Valentín en mi carro. Estas pequeñas y al parecer, hasta entonces, inofensivas sorpresitas nunca llegaron a tocar mi corazón. Fríamente tuve siempre una pequeña lista de posibles autores abierta a las variantes psicosociales de este país y con las cuales no era posible ningún tipo de empatía sexual (al menos a simple vista) o, peor aun, había en mi la profética sensación de que sentimientos opuestos al amor que se transmite en un chocolate estaban flotando alrededor de este gesto. Y tuve razón. Leer el resto de esta entrada »

Sex & The Psycho City I

Para seguir aumentando mi lista de encuentros cercanos del tercer tipo con los seres habitantes de los estados unidos de Norteamérica (God Bless el ocio!! ). Aquí les va lo que yo considero mi primera experiencia como habitante de un país donde todos tienen un pequeño serial killer inside them.

Tengo un vecino que aparentemente todo indica que puede ser (aquí nunca se sabe) un admirador.

Esta mañana cuando me monte tranquilita en mi carrito para venir a mi trabajo me di cuenta que mi limpia vidrios estaba lleno de chocolaticos hersheys color rojito San Valentín. Leer el resto de esta entrada »

El Mail Bestial

El siguiente mail fue enviado a todas las señoritas y señoras de una empresa de gran prestigio de nuestra capital. Échenle una leída y díganme si no se trata de puro y real bestialismo. Por cierto, en esta misma empresa es común que la gente evite dejar comida en la nevera debido a que existe un “fantasma” que se la come, no toda obvio, siempre deja la mitad (!) Leer el resto de esta entrada »

El Hilo dental rosado

Según cuenta un pana médico, esta fue la peor experiencia que le tocó vivir mientras hacía el rural en Charallave (Ciudad cercana a Caracas, bueno no estoy seguro de que Charallave sea considerada una “ciudad”, ni hablar de Caracas…)

Sábado agitado en el Periférico de Charallave, como siempre “no hay material”, la falta de insumos hace que los médicos residentes a cargo de la emergencia hagan cualquier cosa para curar a sus pacientes: torniquetes con correas, taladros y herramientas caseras en sustitución de instrumentos quirúrgicos, hurto de medicinas en otras áreas para salvar una que otra vida… en fin, la situación típica de un hospital cuando hay guerra. Y como toda noche sabatina de 15 y último, mientras más real y más caña hay en la calle, más emergencias abarrotan el hospital. Leer el resto de esta entrada »

Un lugar donde caerse muerto

Cuando llega diciembre, época de reflexión, armonía y…REGALOS, uno espera, bueno, uno que otro detallito de parte de sus seres queridos. Y este diciembre, mi papá, siempre tan delicado él, decidió regalarme un parcelita… sí, una parcelita, cual oligarca terrateniente…¿para construir una casa? NO ¿Para invertir en un negocio? NO. Una parcelita en el cementerio del este, para tener -como diría uno- un sitio donde caerse muerto.

En fin, por más macabro que esto parecía, ¿cómo decirle que no al gesto del viejo, que por demás costaba unos 500 dólares? ¿Cómo? Bueno, la verdad es que le hubiera dicho “¿qué te pasa, loco? cámbiamelo por un viaje a Europa!!”, pero lo compró sin consultarme y no pude hacer nada. Leer el resto de esta entrada »

¡Es domingo, maldita sea, déjame dormir!

Por Jesús Rodríguez (chucho_rodriguez@yahoo.com)

El Vecino que pone Música Insufrible

Más allá de rascarse un testículo en la mañana, existe el placer que le causa a cualquier vecino el colocar merengue, vallenato, salsa erótica, el Chichicuilote y/o changa un sábado o domingo por la mañana.

Es sábado, ponte que sean las 8:00am, aún te regodeas en tu húmedo sueño –por lo general es el quinto- mientras una delicada carpa se yergue debajo de tus sábanas. Todavía tu cuerpo no se recupera de la noche anterior, ya que llegaste a las cuatro de la mañana y bebiste y bailaste hasta que tus riñones sangraran. En fin, te destruiste durante la noche del viernes como lo hace la gente normal. Pero no cuentas con que tu vecino es un “madrugador” melómano matutino, fanático de todos los volúmenes de Tropichanga, adicto a las líricas de Miguel Moly y Roberto Antonio, lleva en la sangre la salsa brava de nuevo rico con mal gusto y todavía llora la muerte de Rafael Orozco. Leer el resto de esta entrada »

Rayar los baños públicos

Por Jesús Rodríguez (chucho_rodriguez@yahoo.com)

Más allá del placer masculino de rascarse un testículo en la mañana, se encuentra el de rayar las paredes de los baños públicos. Y recalco “públicos” porque la acepción no se remite solamente a los cubículos sanitarios de bares, universidades, liceos y hemerotecas. Para el ser humano, un baño “público” es todo aquel que no sea el de su casa. Es decir, el señor X es un homo sapiens al que le duele en el alma tener que lidiar con el mal olor del baño de su propia casa, así que se esmera por mantenerlo limpio, pero si de orinar o defecar en otro lado se trata, su imaginación y sus dedos no soportan el impulso innato de expresarse a través de las paredes que celosamente resguardan la poceta que no tendrá que limpiar su mamá. Leer el resto de esta entrada »

El Gallo Colgao

Se trata de una tradición venezolana bastante bizarra, la cual vi en práctica en un pueblo del Estado Mérida.

En el gallo colgao se construye una especie de portería de fútbol con tres estacas de madera, lo suficientemente grande como para que pase un hombre a caballo por debajo.

En el medio del palo superior se coloca una polea para deslizar la cuerda con que se amarra al gallo de cabeza.

Mientras los hombres que van a caballo pasan por debajo de esta portería probando agarrar al gallo colgao patas pa´rriba, otro hombre sube y baja al animal igual como si fuera un papá intentando que los niños no le peguen a la piñata. Leer el resto de esta entrada »

Troposki: Una Bestia de Tres Patas

Troposki resulta ser un joven estudiante de bachillerato de un colegio del este de la capital, el cual nació con un don de la naturaleza: un exagerado miembro mayor en tamaño que el resto de los mortales promedio.

El hecho en cuestión se remonta a una reunión para un trabajo del colegio, de esas típicas en las que dos trabajan y el resto de los manganzones se dedica a realizar cualquier tipo de barbaridad para matar el ocio.

Totalmente aburridos, aquellos ociosos, después de asaltar el bar del papá del dueño de la casa, se dedicaron a buscar a Troposki el cual estaba misteriosamente desaparecido. –

-¿Dónde estará Troposki?- se preguntaban. Leer el resto de esta entrada »

El Cepillo Amarillo

Anuncio: perdimos la información del autor de este relato. Si eres tal y quieres que tu nombre salga aquí, por favor escribenos. Gracias.

El siguiente relato trata sobre los placeres mágicos y rituales de algunos seres de este planeta. Todo pasó un día cuando pasé un momento por casa de mi amigo Gustavo el cual se encontraba en compañía de su primo Humberto. Entré a la casa, pregunté por él a su abuela a la cual llamaremos “pobre ingenua” y subí las escaleras. Al llegar a la parte de arriba me llevé la gran sorpresa… los panas estaban en el baño totalmente desnudos jugando con el cepillo amarillo de la suerte.  Leer el resto de esta entrada »